PersonajesVinos y Espumantes

Un enólogo mendocino anclado en Ecuador

 

Ariel Balestra es mendocino, enólogo del Valle de Uco o habrá que decir era, porque ya está radicado con toda su familia en Ecuador escribiendo una nueva y apasionante historia para la historia de los hacedores del vino de Mendoza.

Hacer vino en el trópico puede parecer una locura pero no lo fue, incluso ya cosechó premios en la feria de Anuga, las más importante de bebidas y alimentos de Europa

Ariel Balestra en su visita a Radio Andina

Ariel en diálogo con Sabores de Argentina y Radio Andina cuenta que llegó a Ecuador “a través de un gran amigo que es el que comenzó con el desarrollo. La historia arranca con un reconocido ex tenista de Ecuador, un empresario muy importante, que tuvo dentro de su visión realizar vinos en la latitud cero. Comenzaron con algunas experiencias porque ellos generaban vinos de mesa pero los resultados fueron bastantes pobres, cuando decidieron definitivamente incursionar en vinos de calidad buscaron a un gran profesional y amigo, Abel Furlan que fue el que les desarrolló los  viñedos y la bodega y empezaron a verse los resultados, que realmente son sorprendentes”

La increíble historia de vinos en tierras dónde todo el año la temperatura ronda los  30 grados “comenzó con varias pruebas por el desconocimiento del lugar, y cómo se iban a adaptar los varietales, Hoy en día las principales uvas con las que trabajamos son Cabernet, Malbec y Merlot en las tintas y en blancas tenemos Sauvignon Blanc y un Chardonnay pero seguimos haciendo ensayos con, Sangiovese, Cabernet Franc, Petit Verdot, Bonarda y Pinot Noir. Estamos en desarrollo permante” asegura el joven mendocino

La Bodega Dos Hemisferios es la única bodega que hace vino legítimo, en Ecuador no hay ley vitivinícola  y se elabora vino a partir de mosto concentrado importado de Mendoza, al que le agrega agua y se hace fermentar, esta bodega llegó a cambiar ese paradigma y dotar a un país no vitivinícola de vinos de altísima calidad.

Ariel cuenta que “Los viñedos, 40 hectáreas, están a cero metro muy cerca del mar y mucha influencia del clima. Las líneas empiezan con un vino joven que se llama Del Morro que es el más básico 100% Cabernet Sauvignon y un porcentaje bajo de vino en barrica en el corte, después sigue el Bruma que es más complejo con 6 meses en barrica, después los Travessia blanco y tinto que de la misma manera tienen los dos un porcentaje más importante de barrica y el tope de gama Paradoja, con 18 meses de barrica un año en botella”.

Pero si hay un desafío es el del invierno que no existe, entonces las plantas son capaces de dar dos cosechas al año, si así como lo lee. Balestra cuenta “ la planta no sufre el invierno entonces no le hace falta reproducirse entonces no genera semillas y la producción a veces es muy baja”. Respecto a la fecha de las cosechas el enólogo mendocino cuenta que “nosotros elegimos junio y diciembre son las fechas más cómodas, vos podes tener la uva en cualquier momento del año, tenes que contar para cada variedad 154 días para el Cabernet o 139 para el Malbec por ejemplo. Se hace al revés primero elegís el día que queres cosechar cuento los días para atrás y ese día le aplico un producto para simular el invierno, se poda la planta, y partir del día que se poda contas 150 días o 154 para el Cabernet y está la uva lista”.

Para simular el invierno se aplica una hormona propia que el mismo viñedo la genera, está hace que se caiga la hoja y que la savia baje a las raíces, o sea el proceso que en nuestras plantas se da en el otoño y el invierno.  Cuando la hormona propia de la planta hace el efecto se poda y a la semana la planta está verde otra vez.

La producción actual de la Bodega Dos Hemisferios es de 300.000 botellas y piensan llevarla a corto plazo a 1 millón y el objetivo final sería llevarlo a 2 millones de botellas en una bodega a la que se están mudando en estos días

Balestra grafica que el consumo en Ecuador ha aumentado de una copa per capita por año a poco más de una botella generando un mercado  de unas 12 millones de botellas al año

La conjunción de empresarios con ideas y que no temen a desafíos que parecen imposibles como los dueños de Dos Hemisferios y el talento de un enólogo mendocino sub 40 corren los límites de la vitivinicultura de calidad a latitudes desconocidas.