Vinos y Espumantes

Catamarca también es tierra de vinos

La producción vitivinícola argentina se caracteriza por expandir sus zonas y la experimentación permanente en busca de nuevos vinos que sorprendan al consumidor.

Hace algunos años que algunos audaces están trabajando en la zona de Fiambalá, a 300 kilómetros aproximadamente de la capital catamarqueña en la reconversión de las viejas uvas para pasas y mesa en Malbec, Syrah y Cabernet Sauvignon de altura que esta danto excelentes resultados.

Una de esas bodegas que se esta destacando es Finca Don Diego, con una hermosa historia que comenzó con capitales locales y hoy en manos de dos hermanos vascos amantes de la ascensión. Don diego esta ubicada y construida en el predio de la primera escuela de Fiambalá, y ese edificio original de 250 años es el sector de recepción de visitas, administración y restó perfectamente conservado.

La construcción de la nueva bodega se realizo siguiendo las formas coloniales y también en adobe y contiene en sus entrañas tanques de acero y barricas de las cuales salen los vinos de altura que sorprenden, todos tintos.

La bodega esta sobre la ruta de entrada a Fiambalá justo frete al árbol dónde la historia dice que Don Diego Carrizo de Fretes fundó la ciudad un 2 de diciembre de 1773.

Pero dejemos que Gimena Castro responsable de turismo y gastronomía de la bodega nos cuente la historia