Vinos y Espumantes

Flichman invierte 15 millones de dólares y se concentra en el segmento premium

Finca Flichman, La bodega de propiedad del Grupo Sogrape, invirtió aproximadamente 15 millones de dólares en innovaciones tecnológicas para reconvertir su política de mercado y centrarse en los vinos premium.

Producto de los cambios en los hábitos de los consumidores y las crisis economicas, durante las últimas tres décadas en Argentina, el mercado del vino disminuyó de un consumo per cápita de casi 90 litros por año en los años 80, a menos de 19 litros en 2018.

Gastón Lo Russo, CEO de Finca Flichman, explicó que las tendencias generacionales ocasionan una baja del consumo del vino al mediodía, siendo este reemplazado por otras bebidas. “El vino, es la bebida nacional y llega a la gran mayoría de los hogares argentinos, pero claramente estamos viviendo una sustitución de cantidad por calidad”, agregó.

Estos cambios en las preferencias del consumidor, llevaron a Finca Flichman a enfocarse en el desarrollo de vinos Premium y con ello revalorizar el terroir, la expansión de viñedos a nuevas zonas geográficas, la práctica de una vitivinicultura sustentable, biodinámica y el desarrollo del micro-terroir.

Este ambiente, plantea un nuevo desafío para el progreso de las bodegas respaldado por la innovación continua. “Para ello es necesario la aplicación de la tecnología a fin de conseguir mayor calidad del vino, como estrategia de producto”, puntualizó Gastón Lo Russo, enólogo de Flichman

Estas tecnologías, requeridas para mejorar la calidad del vino y la eficiencia productiva de Flichman, fueron financiadas por inversiones de US$ 15 millones durante el 2018 y 2019, por parte de uno de los grupos familiares vitivinícolas más influyentes de Europa “Grupo Sogrape”. Los fondos, fueron utilizados para renovar la infraestructura, maquinarias, equipamiento, reconversión de viñedos, sistemas de riego y mejoras edilicias en la bodega a fin de consolidar su compromiso con la mejora continua en la calidad de sus vinos.

Paralelamente, estrenó un nuevo laboratorio modelo en la industria del vino, integrándose con la oficina de Control de Calidad. Incorporó equipamiento de última tecnología para análisis fisicoquímicos y microbiológicos los cuales se complementan con nuevos suministros para el control de insumos secos, permitiendo asegurar la calidad del producto en cada una de sus etapas de elaboración.

También, sumó en la bodega una despalletizadora, un filtro tangencial, una nueva máquina de tapa a rosca y otra para el cerrado de cajas y se instalaron nuevos sistemas de iluminación LED en la planta. Añadió una cinta de selección para la recepción de uvas de alta gama, nuevos tanques de acero inoxidable de pequeña capacidad y vasijas de roble de 2.500 litros utilizadas por primera vez para vinos de la cosecha 2018.

Escucha la nota en Mendoza Económico por Radio Andina con Martín Ferrara, Gerente de Marketing de Bodegas Flichman