Vinos y Espumantes

Flichman refuerza el concepto terroir y fortalece la alta gama

“El papel de la comunicación es fundamental para consolidar el posicionamiento de Finca Flichman, sumar nuevas generaciones de consumidores y afianzar nuestra identidad: una empresa con tradición y espíritu de actuar y transformar, haciendo cada día lo mejor”, dice Rogelio Rabino, Director de Enología y Vitivinicultura de la centenaria bodega mendocina.

En Finca Flichman la tradición se fusiona con la innovación. Es una bodega perteneciente al grupo familiar portugués Sogrape, con larga trayectoria y múltiples proyectos en vistas al futuro. La bodega se prepara para cumplir sus primeros 111 años de vida con grandes proyectos, reforzando la calidad y consistencia que la define junto a un proceso de vigorización de la marca, aquellos vinos famosos y el diferencial de Barrancas como región de origen.

“Vamos en busca de reconquistar al público consumidor y aquellos nuevos, para que disfruten de la riqueza de historia de la bodega, la calidad y consistencia que la caracteriza”, sosteniene Rogelio.

Finca Flichman es una bodega con alta tecnología y cuantiosos componentes de valor, posee un vino para cada consumidor y ocasión de consumo, desde Misterio, productos desestructurados, frescos y versátiles hasta la complejidad y elegancia de los Dedicado.

Entre sus proyectos, la bodega apunta a poner foco en el segmento de alta gama. Ampliar la variabilidad de opciones. “Estamos trabajando fuertemente en la sostenibilidad, en el proceso de certificación orgánica y en nuevos terroirs de diferentes zonas de Mendoza”, explica el enólogo, Rogelio Rabino.

La bodega planea consolidar la línea de Microterroir, creaciones de ediciones limitadas y lanzar nuevas marcas en segmentos superiores. Así como también, destacar la zona de Barrancas, volver al Syrah de esta región y retomar marcas que hicieron historia en Finca Flichman.

Sus lanzamientos contemplan blancos de estilo fresco y bebible, un white blend de perfil moderno, un blend de alta gama, que hará referencia a la zona de Barrancas y será una de las novedades más importantes del año, en conmemoración al aniversario 111 de la bodega. “El consumidor es nuestro referente para saber hacia a donde vamos y poder tomar decisiones. Es para quien trabajamos”, agrega el enólogo “La base está. En cuanto a calidad, equipo de recursos humanos, normas de calidad y la más alta tecnología”, finaliza Rogelio Rabino.