Vinos y Espumantes

La particular historia de Los Amaichas, la bodega comunitaria tucumana que es ejemplo de solidaridad

La bodega Los Amaichas está ubicada a unos 160 kilómetros de San Miguel de Tucumán a unos 2300 metros sobre el nivel del mar.

No solo es una bodega novedosa por estar en una zona que no es vitivinícola (o al menos no lo era) sino porque además tiene un concepto comunitario a partir de su origen vinculado a unas 60 familias descendientes de pueblos originarios de la zona.

La construcción y puesta en marcha de la bodega demandó unos cinco años desde su proyecto inicial en 2011. Es totalmente circular donde dentro de cada círculo se realizan actividades específicas. La producción anual totaliza 50.000 litros, repartidos en viñedos de propiedad comunitaria que producen mayoritariamente las variedades Malbec (80%) y Criolla (20%)

Su principal etiqueta es  Sumak Kawsay  que significa «Buen Vivir» en lengua quechua  Son vinos de altura de media gama y marcada identidad y también tiene la particularidad que su precio de venta al público es  consensuado en una asamblea que establece un valor tal que permita a las familias productoras continuar reinvirtiendo y haciendo crecer el emprendimiento colectivo. Bodega Los Amaichas da trabajo a 60 familias indígenas de Amaicha del Valle.

La bodega fue distinguida por el Ministerio de Turismo de la Nación por implementar exitosamente las Directrices de Gestión Turística para Bodegas, lo que le permite brindar un servicio integral de calidad que hace hincapié en la difusión y preservación de sus recursos naturales y herencias culturales ancestrales.

En Sabores de Argentina dialogamos con Micaela Leda, responsable de comunicación de la bodega comunitaria que nos contó la historia, el trabajo diario y los proyectos de la particular bodega.

Te invitamos a escuchar la nota con Micaela para conocer más de la historia