Gastronomía

Laur Clásico: el aceite de oliva más vendido de Laur y uno de los más premiados, ahora también es orgánico

Olivícola Laur, la tercera mejor del mundo y la número 1 de Argentina, acaba de certificar su aceite de oliva Laur Virgen Extra Clásico como orgánico. Se trata del aceite de oliva más vendido de Laur tanto en el mercado interno como externo, con una producción anual de más de 500.000 botellas.
El Laur Virgen Extra Clásico Orgánico es un blend elaborado con aceitunas de las variedades típicas de la olivicultura tradicional mendocina (entre ellas, Farga, Frantoio, Arauco, Lechino, Manzanilla y Arbequina), proveniente de olivos centenarios protegidos certificados orgánicos de la Finca Cruz de Piedra (Maipú, Mendoza).
Esta finca fue plantada con olivos hace más de 100 años, cuando los métodos de cultivo eran muy diferentes a las actuales y las variedades sólo eran clasificadas como “aceiteras”  y “para conserva”. Por ese motivo, los cultivos tradicionales más antiguos están conformados por diversas variedades en la misma plantación e incluso en la misma planta, fruto de los injertos que se llevaban a cabo para optimizar la producción.
La cosecha es de tipo manual y se realiza entre abril y junio, y la extracción se realiza mediante el sistema continuo de extracción centrífuga, dando como resultado un aceite de oliva virgen extra con una acidez total menor a 0.5 con un aroma frutado e intensa presencia de manzana y plátano y recuerdos dulces. En boca presenta una estructura ligera, dulce, con connotaciones de hierba y una presencia picante y amarga leve y delicada al paladar.
Justamente estos atributos equilibrados y armónicos lo convierten en uno de los aceites de oliva preferidos para el uso cotidiano no sólo por el paladar argentino, sino extranjero.
“Es un gran orgullo y felicidad poder anunciar la salida al mercado del nuevo Laur Virgen Extra Clásico Orgánico. En las próximas semanas se va a discontinuar este aceite de oliva tal como lo conocíamos y pasa a ser 100 % orgánico certificado por la OIA (Organización Internacional Agropecuaria)”, explicó Gabriel Guardia, gerente general de Laur y enólogo especializado en la producción de aceite de oliva.
Esta certificación orgánica se suma a las que ya tiene este aceite de  Kosher, Sin TACC y HACCP, y al Cruz de Piedra Blend de Terroir Orgánico, que fue certificado orgánico en 2020.
“Hace casi 5 años nos embarcamos en este camino de mayor sustentabilidad y compromiso con el ambiente que se evidencia en toda nuestra producción”, finalizó Guardia.