TurismoVinos y Espumantes

Colomé; cumple 190 años de historia la bodega más antigua del país

El pasado de Colomé se remonta a 1831 y tiene protagonismo en la historia del vino argentino. Tradición, pasión, trabajo,  compromiso con la calidad, visión de futuro e innovación permanente se fusionan en estos casi dos siglos de la bodega.  Fue fundada por Nicolás Severo de Isasmedi y Echalar, el último gobernador colonial en Salta. Su hija, Ascención, casada con José Dávalos, importó cepas de Malbec y Cabernet Sauvignon de Francia, en 1854, viñedos que siguen dando frutos para el Colomé Reserva.

Las familias Isasmendi-Dávalos manejaron la bodega hasta 2001, cuando fue adquirida por los empresarios Donald y Úrsula Hess, quienes potenciaron el proyecto y siguieron apostando al desarrollo de la vitivinicultura de altura, para producir vinos excepcionales,  de producción limitada y en un microclima puro. Hoy Grupo Colomé es una empresa comprometida con la sostenibilidad y el bienestar de la comunidad de Colomé, en los Valles Cachalquíes, a 2.300 metros sobre el nivel del mar. Las  fincas propias con viñedos de altura, que van desde 1.700 metros hasta los 3.111 metros, le imprimen un carácter distintivo a sus vinos.

Situado en un terroir privilegiado, su viñedo Santa Jacoba es el más longevo, proviene de suelos aluvionales, ricos en materia orgánica y minerales, sobre el lecho de antiguos ríos y es parte de un ecosistema único con vides de 190 años en pie. Estas plantas han evolucionado y, gracias al riguroso cuidado, dan uvas de altísima calidad que son la base de un vino complejo y sofisticado, como es el Colomé 1831 Oldest Vines, una de las etiquetas icónicas de Colomé.

Corría 2003 cuando Donald y Úrsula Hess la lanzaron su primer vino, un Malbec, elaborado en los antiguos tanques de concreto de bodega Colomé, era la antesala de un gran proyecto. Luego construyeron una nueva bodega que combina la tradición artesanal de la zona con las nuevas tecnologías y prácticas sustentables para generar impactos positivos en el ambiente. Además, crearon la Estancia Colomé, en el Alto de Cachi, un hotel de estilo colonial, con 9 habitaciones para que los visitantes disfruten de una experiencia singular y se deleiten con los sabores autóctonos y platos regionales en su restaurante. El arte también tiene su lugar destacado en el Museo de la Luz, que alberga obras de James Turrell, un espacio cultural que conquista todos los sentidos.

En la actualidad, la bodega está dirigida por Larissa y Christoph Ehrbar (hija y yerno de Úrsula Hess), son la segunda generación de la familia suiza, quienes trabajan para mantener vivo su legado: crear extraordinarios vinos de altura mediante prácticas de viticultura sostenible. Hoy la historia de Colomé se recrea en cada vino, que refleja tanto la riqueza y potencia del Alto Valle Calchaquí como la generosidad de la tierra.

Colomé Edición Especial 190 años

Para conmemorar el aniversario de la bodega, se lanzó a la venta un estuche premium que contiene 2 botellas de Colomé Edición Especial 190 años, ideal para los amantes del vino de colección. Se trata de una partida limitada que incluye una botella del reconocido Colomé 180 años cosecha 2010 y una segunda botella con el nuevo Colomé 190 años cosecha 2020, para disfrutar de una degustación vertical de Malbec de altura, con 12 meses de crianza en roble francés.

Cabe destacar que el 50% de las ganancias obtenidas de las ventas de este producto se destinará a los programas del Plan de Desarrollo Social, que forman parte de la estrategia de Responsabilidad Social Empresaria de Grupo Colomé para dar respuestas a las necesidades su comunidad local. Los estuches pueden adquirirse en la bodega o en la tienda on line de Colomé.

Grupo Colomé está formado por dos bodegas: la Bodega Amalaya, situada en Cafayate, y Bodega Colomé, ubicada a pocos minutos de Molinos. El Grupo produce unos 2 millones de botellas al año, emplea a unas 200 personas en la Argentina y opera en seis fincas diferentes en alturas que van desde los 1.700 metros hasta los 3.111.

Bodegas Colomé y Amalaya son marcas globales con representación en más de 35 países. Son reconocidas mundialmente por la calidad de sus productos, sus prácticas agrícolas sostenibles, su compromiso con la comunidad y por representar la identidad de los vinos argentinos y salteños en todo el mundo.

 

baner lagus