Bebidas y Destilados

Para elegir las bebidas en las fiestas como un experto

Llegan las Fiestas y todos queremos lucirnos a la hora de la comida y el brindis. Pero el mundo de los vinos y los espumosos es tan amplio que podemos dudar en las elecciones y los preparativos, o quedar atónitos ante las góndolas plagadas de opciones. Para que nadie pierda el rumbo, la reconocida sommelier, bartender, docente y periodista Marisol de la Fuente nos regala algunos tips imprescindibles para agasajar a los invitados y, de paso, seguir utilizando en la mesa diaria.

¿CÓMO DIFERENCIAR ESPUMANTES?

Marisol  asegura que las etiquetas de los espumantes ofrecen mucha información que resulta clave cuando se busca identificar el tipo de espumante ideal para un maridaje, trago u ocasión determinada. Pero a las etiquetas hay que saber “entenderlas”.

Si se aclara que la bebida se elaboró bajo el “Método Tradicional”, significa que la segunda fermentación del vino se realizó dentro de la misma botella. Se trata del famoso método “Champenoise”, el mismo que se usa en el champagne, el espumante francés de la región de Champagne.

“Otras palabras que resultan claves son Nature, Extra Brut, Brut, Demisec, Sec o Dulce. Esos términos no hablan de la calidad del espumante, sino de la cantidad de gramos de azúcar por litro que posee. Un buen espumante, eso sí, ofrecerá un perfecto balance entre el dulzor y la acidez”, subraya Marisol De la Fuente.

Para entender el nivel de dulzor de los distintos espumosos, hay que tener en cuenta que los Nature tienen menos de 3 g/l; los Brut Nature, menos de 7 g/l; los Extra Brut, menos de 11 g/L; los Brut, menos de 15 g/l; los Demi Sec, entre 15 y 40 g/L, y los dulces, más de 40 g/L.
: si dice Cuvée, significa que el vino base que se utilizó para ese espumoso fue una selección de los mejores vinos de la bodega.

 ¿QUÉ TRAGOS SIMPLES E INFALIBLES SE PUEDEN HACER CON ESPUMANTES?
Los espumantes son muy versátiles, y pueden beberse como aperitivo, durante las comidas, como cierre junto al postre y también, por supuesto, en tragos.

“Todos los cócteles tienen tres componentes: un aguardiente que marca el corazón del trago, saborizantes que van a dar ese toque especial -como los bitters y licores- y tonificantes que dan volumen, como las gaseosas, aguas gasificadas y jugos. Sin embargo, si los preparamos con espumantes, elegiremos combinaciones más sencillas, que reúnan a las burbujas con diferentes saborizantes”, explica Marisol.

De entre las múltiples opciones, para brindar en las Fiestas la sommelier propone tres cócteles ricos y refrescantes.

SPRITZ
En una copa con hielo, colocar Aperol hasta el ecuador y completar con espumante seco o dulce. Marisol recomienda probar con un Brut Nature fresco y cítrico.

JULEP ROYAL
En un vaso mediano o copón de vino, colocar azúcar, menta, hielo roto hasta el tope y unas gotas de jugo de lima. Machacar y luego completar con espumante Extra Brut. Revolver sin batir.

BELLINI
Un clásico que, como no lleva hielo, requiere que el espumante esté bien frío. En una copa flauta, colocar 35ml de pulpa de durazno natural y añadir un espumante. Puede ser un Extra Brut o, si se busca más dulzor, un Demisec.

¿QUÉ TENER EN CUENTA AL REGALAR UN VINO?
Para regalar un vino es imprescindible conocer bien al agasajado o preguntarle a alguien que sí lo conozca acerca de sus gustos.
Primero hay que pensar qué sabores lo identifican: ¿dulce, salado, ácido o amargo? Los cuatro están en los vinos según su estilo y todos tenemos un preferido.

En cuanto a los aromas, puede ser que prefiera los cítricos, especiados, herbales o florales. Los vinos -cuenta la sommelier- pueden tener estos perfiles según la uva y el estilo.

Para cerrar, nos será útil saber qué tipo de comidas suele elegir: si es alguien que prefiere lo frugal, que le gustan las ensaladas y pescados; si soluciona las comidas con algo más al paso como empanadas, milanesas o pizzas, o si estamos hablando de un fiel amante del asado, los guisos, las comidas especiadas y picantes.

Así, quienes prefieran sabores ácidos, notas florales y herbales y comidas livianas pueden ir con un Semillón, mientras que sabores suaves, notas frutales, comidas livianas o al paso, combinan con rosados de buena acidez. Para sabores intensos y comidas fuertes, resultan mejor los vinos tintos, como un Cabernet Franc o un Malbec con paso por barrica.